Cartas al Director



Me permito distraer su atención, ya que entre tanta opinión sobre el momento en que vive nuestro país, hay ciertos hechos que pasan desapercibidos, y los considero de la mayor gravedad. Hace nada supimos de la filtración de casi 30 mil datos personales de funcionarios de Carabineros de Chile. Hecho muy grave al cual no se le ha dado la importancia que tiene, en contra de la privacidad de las personas y la seguridad de un cuerpo de seguridad como Carabineros.
Hoy, nuevamente y en forma sistemática, NIC Chile ha recibido solicitudes de información masiva de datos de dominios .CL, en el marco de la Ley de Acceso a la Información Pública (N° 20.285), ahora presentada por los señores:
José Miguel Montalva Álvarez, Matías Fortuño, Juan Correa Poblete y Gregorio Córdova. ( Sus nombres son de carácter público, por ello los he detallado).
Estas peticiones no solo causan inquietud debido al uso que pretenden darle, cosa que no está fundada en la petición, y que podría afectar gravemente la privacidad de cada uno de los que tenemos un dominio. Es más, la venta de esta información a entes nacionales como extranjeros, sería de suyo un ilícito, que la Ley de Acceso a la Información Pública no prevee, para el caso de particulares, ya que habla del interés nacional, en una manera tan abierta que queda a criterio de la autoridad entregar la información personal.
Actuar ex-post, en delitos informáticos, es como no haber actuado.
Google fue conminado por la Union Europea, a retirar toda información que algún ciudadano considerara atentatoria hacia su privacidad, bastando su petición sin invocar causales mayores, para ser legitimada. Por su parte, Facebook, enfrento a la Comisión Federal del Comercio (FTC, por su sigla en inglés) quien ha aprobado multar a dicha compañía con 5.000 millones de dólares (Toda la Reforma Tributaria y más ) por su gestión de la privacidad de los usuarios, según los diarios The Wall Street Journal y The Washington Post. La investigación tiene su origen en el escándalo de
Cambridge Analytica.
Pongo en conocimiento de la opinión pública, a través de este medio, la gravedad que implica que los Tribunales de Justicia accedan a este tipo de peticiones; y es más, quienes solicitan la información, la debiesen hacer fundadamente, a cada uno de los involucrados, con la condición de que de probarse un ilícito potencial en sus demandas, sean perseguidos tan rigurosamente como le ha sucedido a Google y Facebook, respectivamente.
No está demás recordar que hay un Impeachment en curso, contra el Presidente de Estados Unidos, por la Trama Rusa-Ucraniana, y su supuesta intervención informática en las elecciones pasadas.
Solo advierto, que ad portas de comenzar un proceso por una nueva Constitución, no sería extraño que hubiese interesados en influir utilizando los dominios de Internet antes citados.